¡Nino ci fa sognare!

Así se formó y evolucionó la categoría reina del automovilismo.

¡Nino ci fa sognare!

Mensajepor Marcos_F1 » 26 Abril 2011, 23:16

Imagen

Era un domingo de primavera, y el sol de media tarde iluminaba a través de los grandes ventanales el amplio salón familiar. Un hombre maduro ocupaba el centro de la escena, teniendo frente a sí a otro de mediana edad y a un jovencito; se apreciaba a simple vista que el hombre que hablaba lo hacía con autoridad, y los dos que le escuchaban lo hacían con verdadero respeto.

.- ¡Parece mentira! ¡Parece mentira!
.- La idea ha sido mía, el chico no tiene culpa de nada.
.- No me vengas con esas, el chico tiene ya 16 años, edad suficiente hasta para casarse. Sois dos irresponsables. He dedicado mi vida a levantar nuestra fábrica y tú, mi hermano pequeño, y tú, mi hijo, tenéis una responsabilidad para con ella, para con la familia, para con nuestros empleados. No podéis jugaros la vida en una carrera de coches en cualquier poblacho, como habéis hecho esta mañana.


Quien así hablaba era Giovanni Farina, orgulloso propietario de Stabilimente Farina, una fábrica de chasis y carrocerías para la incipiente industria italiana del motor, con sede en Turín. El enfado venía provocado porque esa mañana su hermano se había llevado de copiloto al hijo de Giovanni a una carrera de automóviles, a las que era muy aficionado.

.- Nino lo que tiene que hacer es terminar la carrera de Derecho, y a ti mejor te iría pasar más tiempo en la fábrica y menos en los circuitos, así nunca serás un hombre de provecho. No se hable más, tú haz lo que quieras, pero a Nino no quiero volver a verle subido en un coche de carreras. He dicho.

Giovanni Farina era un gran industrial, de los pioneros en la industria del automóvil en aquella Italia del primer cuarto del siglo XX, y sin duda disponía un olfato especial para los negocios y de una gran capacidad de trabajo y dedicación. Pero la psicología y el juicio de caracteres humanos no era lo suyo. Su hermano pequeño siguió dedicándose a correr en cuantas carreras de coches se pusieron a su alcance, pero no por ello dejó de trabajar en la fábrica; su nombre era Pinin, y pocos años más tarde se independizaría de su hermano mayor para fundar su propia fábrica de diseño y fabricación de carrocerías, a la que llamó como él, Pininfarina; aún hoy en día, 90 años más tarde, es la marca de referencia a la que acuden todas las fábricas italianas de coches deportivos para que les diseñe y fabrique la carrocería.

Tampoco acertó con el futuro de su hijo Giuseppe Antonio, a quien todos llamaban Nino; ciertamente se licenció e incluso doctoró en Derecho, pero nunca quiso hacer otra cosa en su vida que pilotar coches de carreras. No consiguió hacer prosperar la fábrica de su padre, que terminó cerrándose, pero unos años más tarde ese chico de 16 años que volvía emocionado y con el virus de la velocidad inoculado en la sangre tras acompañar a su tío Pinin como copiloto en una carrera rural de automóviles, sería el primer campeón del mundo de Fórmula 1.

.- El primer campeón del mundo de F1

Imagen

Estamos en 1950, concretamente el 3 de septiembre, y nos encontramos en el GP de Italia, última carrera del primer Campeonato del Mundo de F1, que iba a disputarse sobre el circuito de Monza. Dos pilotos se disputaban el título en esta última prueba, ambos pertenecientes al equipo Alfa Romeo, el argentino Juan Manuel Fangio con 26 puntos y nuestro protagonista, el italiano Nino Farina, que llegaba con 22 puntos. Entre ambos habían dominado por completo el campeonato de aquel año; de las 7 carreras que componían el Mundial Fangio había ganado 3, Farina había ganado otras 2 y ninguno de ellos había tomado la salida en las 500 Millas de Indianápolis. La igualdad era máxima y todo iba a decidirse en la séptima y última carrera, el GP de Italia.

El talento del piloto argentino era superior al del italiano, pero la capacidad de lucha de Farina era insufrible para Fangio; Nino nunca daba una carrera por perdida y su arrojo, que no pocos tildaban de inconsciencia, sacaba de sus casillas a sus rivales. Preguntado antes de la carrera por su previsión para la misma, Fangio había respondido:

.- Es muy difícil afrontar una carrera cuando sabes que tu principal rival está dispuesto a matarse en la próxima curva.

Lo más terrible de la anterior afirmación es que era rigurosamente cierta; en primer lugar, porque el estilo de conducción de Farina era muy propenso a provocar el accidente del propio Farina... o de todo aquel que intentara seguirle. De las tres carreras ganadas por Fangio, Farina solo había terminado una y con problemas mecánicos; en las dos que había ganado el italiano, el argentino no había llegado la meta. Y en segundo lugar, porque en aquel tiempo las medidas de seguridad de los circuitos y de los propios monoplazas eran bastante rudimentarias, por lo que los accidentes frecuentemente derivaban en trágicas consecuencias. Por su parte, Nino Farina también había dado su opinión a su grupo de aristócratas amigos antes de disputarse la carrera:

.- Ni el GP de Italia ni el Mundial pueden ser ganados por un hijo de emigrantes italianos.

Hay que entender que Farina, como todos los italianos de principios de siglo, estaba muy influido en su percepción de la emigración por la extraordinariamente emotiva obra de Edmundo D`Amicis "De los Apeninos a los Andes", y tendía a considerar a aquellos compatriotas que se habían visto en la necesidad de emigrar a la Argentina como personas de clase menesterosa y, de alguna manera, desarraigadas y apátridas. Por ello Farina, al fin y al cabo hijo de la nueva aristocracia económica italiana que había reemplazado a la nobleza de sangre en el país transalpino tras el triunfo de la República, no podía considerar a Fangio un igual.

En aquel GP de Italia, Fangio consiguió la pole, mientras Alberto Ascari lograba la segunda plaza con su Ferrari; Farina saldría desde la tercera posición. Como había sido costumbre durante todo aquel año, Nino salió como un león y desde la primera vuelta ganó la cabeza de carrera, con Ascari persiguiéndole y Fangio observando la pelea desde la tercera posición. El ritmo impuesto por Farina era diabólico, cercano siempre a la tragedia y castigando su mecánica más allá de lo razonable; el primer motor que dijo basta fue el de Fangio mediada la carrera, unas vueltas más tarde lo haría el de Ascari. Farina cruzó la meta en primera posición, conquistando así el primer Campeonato del Mundo de Pilotos de la F1.

.- Farina llega a Ferrari

Imagen

.- Farina, usted no me cae simpático.
.- A usted no le cae simpático ningún piloto, señor Ferrari.
.- Efectivamente, ninguno. Todos ustedes no son más que una pandilla de presuntuosos, que se creen el centro del Universo y son solo unos inútiles incapaces de llevar mi coche a la meta; son sus errores los que impiden que mis coches ganen todas las carreras. Pero su caso es especial, Farina ¡Es usted un desastre!
.- Un desastre que gana carreras, señor Ferrari, las carreras que nadie más que yo le ganará, las carreras que hacen algo más que historia, las carreras que forjan una leyenda. Pregúntele a Fangio y a Ascari, a ver qué le cuentan del GP de Bélgica de 1951 ¡Llegábamos a Eau Rouge emparejados y se les mojaban los calzoncillos! Nadie toma Eau Rouge pisando a fondo como hago yo, ningún piloto tiene el suficiente valor.
.- No se compare con Fangio ni con Ascari, ellos sí son unos verdaderos campeones; usted no termina ni la mitad de las carreras que empieza. No le siento al volante de uno de mis coches para que usted lo estrelle contra un muro cada dos por tres.
.- Tiene usted razón, usted me sienta en un Ferrari para que le gane carreras como la de Nurburgring de 1953 ¿Se acuerda? El suelo mojado, los verdes bosques, todos asustados por las tremendas cunetas,... le saqué una vuelta entera a Ascari ¡y tardaba mis buenos 10 minutos en completar una vuelta! Fangio se me resistió más, al final sólo pudo sacarle algo más de 1 minuto.
.- Farina, tiene que prometerme que tendrá usted más cuidado pilotando; por mis coches... pero también por usted. Si sigue así, no durará mucho.
.- Tranquilo, señor Ferrari. La Santísima Virgen me protege.


Nino Farina había fichado por el equipo Ferrari tras deshacerse el equipo Alfa Romeo una vez terminada la temporada de 1951, en la que se impuso Juan Manuel Fangio, para hacer pareja con su compatriota Alberto Ascari. Como bien había señalado Don Enzo Ferrari, Farina no tenía el talento al volante ni de Fangio ni de Ascari, por lo que suplía su déficit con un valor irracional. En la temporada de 1953, la del gran duelo entre Fangio y Ascari, Farina sólo se bajó del podio en tres ocasiones, en dos de ellas por accidente. Su porte aristocrático al volante, siempre estirado y con la espalda apoyada en el respaldo, contrastaba con su agresivo pilotaje, casi suicida; sus accidentes eran frecuentes cada temporada, y Nino era el primero que no dudaba en atribuir salir siempre ileso de los mismos a la protección de la Santísima Virgen, como recordaba cada vez que los periodistas se le acercaban para recabar su estado nada más ser sacado del monoplaza estrellado. Por ello, sus escasas victorias estaban siempre rodeadas de épica, de carreras difíciles con sus rivales tirados en las cunetas, incapaces de seguir su ritmo.

Sus colegas pilotos no le tenían demasiada simpatía; su empuje y bravura al volante, su ímpetu al adelantar no pocas veces terminaba con uno o varios monoplazas empotrados en las protecciones. Para el resto de pilotos, Farina era un peligro en la pista y a ninguno le gustaba verlo en sus retrovisores. El mismo Fangio, un caballero del asfalto que se caracterizó toda su vida por no decir una palabra más alta que otra sobre un rival, reconocía sin tapujos ante los periodistas su temor por el pilotaje de Nino:

.- Nino conduce como un loco y solo la Santísima Virgen le mantiene dentro de los límites de la pista. Pero debería tener más cuidado, porque de seguir así todos los demás pilotos pensamos que la Virgen María se va a cansar de protegerle y pronto dejará de estar entre nosotros.

Imagen

Farina tuvo muchos accidentes a lo largo de su carrera, aunque los más graves fueron antes de llegar a la F1. Pasó cinco años de su vida, en diferentes momentos, hospitalizado para recuperarse de diversas lesiones provocadas en competición; sin embargo, siempre se opuso a las medidas de seguridad que poco a poco iban incorporándose al automovilismo, pues pensaba que la única medida de seguridad válida era la pericia del piloto; así, fue de los últimos pilotos de F1 que aceptaron el uso del casco rígido, gustando más del casquete de cuero o de un simple verdugo de tela.

Y es cierto que parecía gozar de una protección sobrenatural, porque la desgracia le rondaba continuamente, pero siempre pasaba de largo. Antes de formarse la F1, cuando corría Grand Prix, hasta en dos ocasiones salvó la vida en sendos accidentes con otros monoplazas en los que su rival falleció. Ya en F1, en el GP de las Naciones (Suiza) de 1950, chocó con las protecciones tras salirse de la pista para esquivar a otro piloto tendido en el asfalto tras haber salido despedido de su coche en un accidente; mató a dos espectadores, pero él no sufrió ninguna lesión. En el GP de Argentina de 1953 disputado en el circuito urbano de Buenos Aires, parece que un pibe de 12 años cruzó la pista delante de su monoplaza; el volantazo que dio para esquivarlo le hizo derrapar y estrellarse contra las protecciones en una zona llena de público que había accedido al trazado de forma irregular, vulgo sin entrada; se habló de unos 20 muertos y 50 heridos entre los espectadores, pero de nuevo Farina salió ileso del accidente.

.- Nino Farina y Juan Manuel Fangio

Imagen

La relación entre Farina y Fangio fue primero de intensa rivalidad, evolucionó hacia el respeto y terminó en franca camaradería. Se conocieron por primera vez en el seno del equipo Alfa Romeo de F1; en ese momento Farina era el campeón italiano, pero ya al borde de la retirada a sus 44 años, mientras que Fangio era el piloto novato en Europa, aunque curtido en América. En ese momento Farina despreciaba a Fangio, "el hijo de unos emigrantes italianos", que sólo había corrido por las praderas de la Pampa; pronto descubrió que Juan Manuel era mucho mejor piloto que él, y sólo la inexperiencia del argentino en monoplazas le permitió ganarle el primer Mundial.

La segunda temporada de F1 ya fue dominada por Fangio y Nino comenzó a respetar a Juan Manuel, en quien encontró una gran nobleza de carácter ya que no de cuna; sin embargo, en la pista no cejaba en su empeño de atemorizarle con su pilotaje al límite. En este sentido bromeaba el Chueco cuando decía:

.- Nino asume demasiados riesgos al volante; y todavía en un circuito puedo entenderlo, pero es que conduce igual en la carretera, así que cuando me trae al circuito me paso el viaje diciendo ¡Ay, ay, ay, que nos la pegamos! La verdad, preferiría que me trajera cualquier otro piloto.

Nino, con el paso de los años, aprendió a apreciar a Fangio; la caballerosidad del argentino, su humildad y su inmenso talento como piloto le hicieron claudicar de sus prejuicios. En pocos años, ya militando en equipos distintos y rivales, podemos decir que eran amigos. En un GP de Italia, el astro argentino había sufrido un terrible accidente persiguiendo a Farina que casi le ocasiona la muerte; finalizada la carrera, Nino se presentó en el hospital para ver a Fangio, llevando en sus manos el trofeo de ganador de la carrera.

.- He venido a traerte esto, creo que te lo has ganado.

Abriendo sus brazos y aún tendido en la cama del hospital, Fangio abrazó a Farina, momento que Nino aprovechó para decirle al oído:

.- Que sepas que me ha dicho la Santísima Virgen que si sigues conduciendo como un loco detrás mío, no va a poder protegerte como ha hecho hoy.

.- El ídolo de la afición

Imagen

A primera vista pudiera parecer que la carrera como piloto de F1 de Nino Farina estuvo eclipsada por la convivencia en los circuitos con algunos de los mayores mitos del automovilismo deportivo: fichó por Ferrari en 1952 y aquel año la temporada fue dominada de cabo a rabo por su más joven compañero, y también italiano, Alberto Ascari; 1953 fue testigo del gran duelo entre Ascari y Fangio, y el de 1954 fue conocido como el Mundial "de los argentinos", por el absoluto dominio que mostraron aquel año Juan Manuel Fangio al volante de un Mercedes y José Froilán González a bordo del Ferrari que Ascari había dejado libre para irse a Lancia.

Farina fue durante todos esos años una auténtica figura. Su carácter luchador, el no rendirse nunca, el plantar cara siempre a rivales mejor dotados que él a base de agallas, le granjearon el cariño incondicional del público, especialmente del italiano y más concretamente de los seguidores de Ferrari. El público que llenaba cada año el circuito de Monza esperaba contemplar una bonita lucha entre los aspirantes al título de cada año, pero además siempre esperaba la genialidad, el arrebato, la heroicidad de Farina. Nino fue el primer piloto que desarrolló un auténtico vinculo sentimental con la afición del equipo que iba más allá de sus logros deportivos, penalizados siempre por su falta de regularidad. El aficionado de Ferrari sabía que difícilmente Farina les proporcionaría un título, ese papel estaba reservado primero a Ascari y después a González, pero todos esperaban de él la carrera épica, los adelantamientos al límite, las remontadas imposibles. Sí, sin duda Nino Farina no era su campeón, pero sí era su ídolo.

En el año 1953, el de la competencia entre Ascari y Fangio, un joven reportero novato en estas lides a duras penas podía asimilar que el público asistente al circuito de Monza hablaba y no paraba de Farina camino del Parque del Biassono, donde se halla enclavado el trazado; este reportero pensaba que serían los dos aspirantes al título quienes acapararían el interés de los aficionados, sobre todo teniendo en cuenta que Ascari era italiano y pilotaba para Ferrari. No entendía por qué los comentarios giraban una y otra vez en torno al segundo piloto de la Scudería, así que le pidió a un veterano aficionado que se lo explicara.

.- Fangio y Ascari son dos grandes pilotos, magníficos. Pero a nosotros nos gusta Nino, porque con Nino nunca sabes qué puede ocurrir en la carrera. Nino puede salir el último y ganar la prueba, pero también puede salir el primero y estrellarse en la segunda curva, aunque algo tienes seguro: nunca se rendirá, nunca se conformará con ser segundo, sólo un accidente puede detenerle. Con Nino en la pista, todo es posible; con Nino en la pista, nada es imposible. Un domingo te lo comerías a besos y al siguiente le patearías el culo hasta romperte el zapato. Disfrutamos con todos los pilotos, pero Nino... ¡Nino ci fa sognare! (¡Nino nos hace soñar!).

Sin saberlo, este anónimo aficionado acababa de describir a la perfección lo que durante medio siglo se consideraría la esencia del "piloto Ferrari".

.- Se retira el campeón, pero queda la leyenda

Imagen

Al año siguiente, Nino sufriría un terrible accidente precisamente en Monza; en esta ocasión el monoplaza se incendió tras el impacto y Farina logró salir del bólido, pero envuelto en llamas. Las quemaduras fueron tan graves que no volvió a pilotar aquel año. Trató de volver al año siguiente, y Ferrari le guardó el puesto; tenía que correr prácticamente sedado por la morfina para evitar los dolores y ello le impedía competir al máximo nivel; con todo, consiguió un meritorio tercer puesto en "su" circuito de Spa-Francorchamps, donde volvió a meter el miedo en el cuerpo a sus rivales al verle tomar Eau-Rouge a toda velocidad. Al año siguiente se retiró, consciente de que no podría volver a pilotar a su antiguo nivel:

.- Yo piloto para pelear por la victoria, no para luchar por los puntos. Si no puedo ganar, prefiero retirarme, por respeto a la afición, por respeto a Ferrari... y por respeto a mí mismo.

Con su retirada la afición ferrarista se quedaría huérfana de ídolos; fueron muchos los pilotos de primer nivel que corrieron para la Scudería y que llenaron sus vitrinas de trofeos y títulos mundiales; en aquella época, Alberto Ascari, José Froilán González o el mismo Juan Manuel Fangio; más tarde vendrían Mario Andretti, Jackie Ickx, Nicky Lauda, Carlos Reutemann, Jody Scheckter o Alain Prost. Pero sólo unos pocos llegaron a calar en el corazón de los seguidores de Ferrari como lo hizo Nino Farina, llegaron a ser de verdad "pilotos Ferrari" y no pilotos que corrían para Ferrari; fueron apenas un puñado de valientes que nunca hincaron su rodilla, que parece que no conocían el freno, que entendían que la esencia de una carrera es la pelea y no la victoria, los que recogieron el testigo de Nino: Gilles Villeneuve, Nigel Mansell, René Arnoux, Jean Alesi,... ninguno de ellos fue campeón, al menos no con Ferrari, pero ocupan los escalones cimeros en la memoria y sobre todo en el corazón de los ferraristas. Más tarde llegó a Ferrari el triunvirato formado por Jean Todt, Ross Brawn y Michael Schumacher, pero esa es otra historia y esa es otra Ferrari.

Nino Farina fue el primero de los llamados "pilotos Ferrari", los que no aceptaban otro resultado que no fuera la victoria o el accidente, los que suplían con su valor, su determinación y su fe sus carencias como pilotos, los que cuando se sentaban al volante de un monoplaza rojo en la parrilla de salida de cualquier Gran Premio cortaban la respiración de todos los seguidores de Ferrari al tiempo que les cerraban los ojos, porque ellos... ¡les hacían soñar!.

Fuente: http://www.f1aldia.com/11926/nino-ci-fa-sognare/#
Marcos_F1
 

Re: ¡Nino ci fa sognare!

Mensajepor Rodo115 » 27 Abril 2011, 02:41

Gracias por la nota Marcos. Me gustó.
Saludos, Rodo
Frank Sinatra..........................................La Fórmula 1...........................................Louis Armstrong...........
Imagen
.........................................si agrego a mi esposa Leticia no necesito más................................................
Avatar de Usuario
Rodo115
 
Mensajes: 10898
Registrado: 26 Enero 2010, 08:51
Ubicación: Lanús (Argentina)

Re: ¡Nino ci fa sognare!

Mensajepor BT-44 » 01 Mayo 2011, 22:50

Linda nota sobre Nino. Dejo una que redactara hace ya unos años... en el 2007 o 2008, no recuerdo.

Emilio Giuseppe "Nino" Farina (1906-1966)

Imagen

Dos hitos importantísimos dentro del historial del Campeonato Mundial de Fórmula Uno tienen a Giuseppe Farina como su principal protagonista. Es que este italiano, unánimemente conocido como Nino, fue el primer ganador que tuvieron los Grandes Premios y a la vez fue el que primero se ciñó la corona mundial, puesta en juego allá por 1950.

A este doble mérito puede agregarse un tercero, difícilmente superable en estos tiempos, como lo es haber sido quien con más años debutó como campeón mundial. Es que cuando Nino se consagraba campeón en Monza durante el GP de Italia de 1950 faltaban 57 días para que celebrase su cumpleaños número 44. Dicho lapso había transcurrido desde que el 30 de octubre de 1906 el italiano viera la luz en un hogar de Turín.

El atletismo y el ciclismo atrajeron el interés de Farina en su adolescencia. El turno del automovilismo llegaría a partir de los 18, al mismo tiempo que iniciaba sus estudios en Derecho, que años más tarde culminarían con la obtención del título de doctor en leyes. Esto provocaría, ya dentro del ámbito deportivo, el apelativo por el cual también sería conocido: “Il Dottore”.

La carrera de trepada Asti – San Bernardo y un modesto Chiribiri, armado entre un grupo de amigos, conformaron los elementos para su debut en el automovilismo, cuando promediaba 1925. Su temperamental estilo, que con los años lo vería como protagonista de numerosos accidentes, le dio en esta ocasión su primer gran disgusto con un vuelco, el cual dejó como saldo la fractura de una de sus clavículas y varios meses de inactividad.

Sin embargo la llama de la pasión por las carreras ya estaba prendida y no se apagaría más. A los difíciles comienzos con un Alfa Romeo particular siguieron luego años mejores, y así en 1933 y gracias a la amistad entablada con un grande de la época como era Tazio Nuvolari, ingresó al equipo oficial de la casa milanesa. A su vez también llegaron los primeros halagos de importancia, como los títulos de campeón italiano que monopolizó entre 1936 y 1938, todo esto a pesar de la inferioridad mecánica con que enfrentó a los alemanes de Mercedes Benz y Auto Unión.

En 1936 Farina se vio involucrado en uno de los primeros enredos de autos que nos tiene acostumbrado a dar el circuito de Mónaco. El mismo fue provocado por una mancha de aceite arrojada por el Alfa Romeo 8C-35 de Mario Tadini apenas empezado el Gran Prix, justo en la chicana a la salida del túnel y además de Farina participaron Manfred von Brauchitsch, Louis Chiron y Bernd Rosemeyer.


Imagen
Farina en su Maserati 6C-34 en los improvisados boxes del Gran Prix de Mónaco 1935

Imagen
El accidente de 1936. El Alfa 8C-35 de Farina (Nº30), el Mercedes Benz W25K de von Brauchitsch (Nº14), y el Auto Union C de Rosemeyer (Nº6)

Imagen
En esta foto también se ve el W25K de Chiron (Nº10) y la Maserati V8-RI de Carlo Trossi (Nº32)

Antes de que el ruido bélico de la Segunda Guerra Mundial sepultara el de los motores de competición, Farina logró ganar el Gran Premio de Trípoli, un clásico de la época, a un promedio de 206 km/h y con un record de vuelta de 213 km/h, cifras más que asombrosas para aquellos días. Su compañero y compatriota Clemente Biondetti sería su escolta.

Imagen
Los Alfa 158 en el Gran Prix de Trípoli, en primer plano el de Biondetti (Nº16) y detrás el de Farina (Nº14)

Vuelta la paz por 1946, las Alfettas 146, asomaron como imbatibles pero Nino no pudo sacarles mucho partido ya que su fuerte carácter lo llevó a enfrentarse con los directores del equipo y a consecuencia de ello se vio obligado a emigrar hacia nuevos rumbos. Quien lo recibiría en sus filas sería Maserati pero sus coches no estuvieron a la altura de las Alfettas y por ello los buenos resultados no aparecieron con la frecuencia acostumbrada. No obstante las condiciones de Farina se mantuvieron y esto hizo que el Automóvil Club Argentino (ACA) lo tuviera en cuenta al organizar su Temporada Internacional de 1948 correspondiente a la categoría Fórmula Libre. El italiano respondería a la confianza argentina venciendo en Mar del Plata ese año y en Rosario al siguiente, siendo esta última la primera victoria de un auto Ferrari fuera del continente europeo.

Imagen
Farina sobre su Maserati 8CL rumbo a la victoria en Mar del Plata 1948

Imagen
Nino el 13 de febrero de 1949 en Rosario a bordo de la Ferrari F166 FL, primera victoria de la Scudería fuera de Europa

Posteriormente y gracias a ese permanente forjador de situaciones que es el destino, Alfa Romeo decidió olvidar rencores al momento de armar su equipo para encarar el primer Campeonato Mundial y recurrieron a Farina para que formara equipo junto a otros dos ases de la época como Juan Manuel Fangio y Luigi Fagioli. Quedó así compuesta la escudería, conocida como la de las “3 F” por algunos o incluso como la de las “3 Fa” por otros, que a bordo de las Alfetta no tuvieron oposición en el torneo.

Imagen
Las “3 F”, de izquierda a derecha Fagioli, Fangio y Farina.

El GP de Inglaterra, disputado el 13 de mayo de 1950, propuso la primera cita oficial del certamen mundial. Cincuenta mil personas, entre ellos el Rey Jorge VI, la Reina Elizabeth y la Princesa Margarita, asistieron en un día nublado y ventoso al autodromo de Silverstone para presenciar el duelo entre Farina y Fangio. A ocho vueltas del final la rotura de un caño de aceite marginó al argentino y le facilitó a Nino ser el primer ganador de un GP. Se iniciaba así el camino a su título.

Imagen
El saludo del Rey previo al GP de Inglaterra 1950. Notar los zapatos lustrados para la ocasión del Chueco.

Imagen
Farina, en la premiación del primer GP de la historia de la Fórmula Uno

Sin embargo, ese temperamento que en Silverstone le había servido para luchar contra Fangio, ocho días más tarde le jugaría nuevamente una mala pasada, en Mónaco. En la vuelta inicial su Alfa tocó uno de los cordones de la calle, se cruzó y fue embestido por la Ferrari de Froilán González. Se armó así una de las más famosas carambolas que se recuerden en el mundial, la cual involucró también a los autos de Fagioli, Rosier, Graffenried, Trintignant, Manson, Shell, Harrison y Rol. Entre los pocos que zafaron estuvo Fangio, quien tras esquivar hábilmente los obstáculos que encontraba a su paso se fue en busca de la victoria.

Imagen
El Alfa 158 de Farina (Nº32) yace contra la pared en la curva Tabac mientras Fangio (Nº34) escapa indemne por la derecha

La revancha de Nino llegaría dos semanas después con su éxito en Suiza, pero el panorama se le volvió a complicar con sendos triunfos de Fangio en Bélgica y Francia, y así con 22 puntos llegó tercero detrás del argentino que contaba con 26 y Fagioli con 24, quien sumaba en silencio, a la instancia decisiva por el título que planteó Monza. En el templo de la velocidad italiano Nino alcanzó el 3 de septiembre su pico máximo de gloria al ganar casi de punta a punta y se llevó el primer título mundial de la especialidad. Todo esto ante el delirio de 100.000 compatriotas que festejaron a rabiar el logro. En aquella jornada también estuvo de su lado una de las dos convidadas principales de la F1 de aquellos años, la suerte. Es que Fangio le facilitaría la hazaña con su abandono… por partida doble, ya que primero rompió la caja de cambios de su auto y luego, al subirse al Alfa de su compañero Piero Taruffi el motor comenzaría a fallar.

Imagen
El Alfa 158 de Farina rumbo al título en Monza 1950

Ya en 1951, y con la nueva temporada llegaría el turno de la revancha del “Chueco”. El éxito en Bélgica abrió para Nino la esperanza de repetir pero dichas ilusiones se fueron diluyendo con el rendimiento de un auto que ya no mostró la eficacia del año anterior. Según versiones de la época, en la política deportiva de Alfa Romeo 1951 debía ser el año de Fangio, como 1950 había sido el de Farina… A fin de ese año el retiro de la marca del trébol cerró el capítulo más glorioso de Nino dentro de la Fórmula Uno.

Obligado a buscar nuevos rumbos recaló en Ferrari, donde ya por esos días tenía su propia y gran dimensión otro grande, Alberto Ascari. Por lo tanto a Farina no le quedó otra alternativa que resignarse a estar a la sombra de su coequiper y compatriota y así resultó ser un fiel escudero en la marcha triunfal de este en sus títulos de 1952 y 1953. En el primero de ellos, los cuatro segundos puestos de Farina le permitieron finalizar como subcampeón, mientras que al año siguiente lo haría en el tercer escalón.

Por aquellos tiempos el reducido programa del Campeonato de Fórmula Uno dejaba lugar para la realización de varias carreras sin puntaje y en ellas Farina también conoció las mieles de la victoria, como ocurrió en Pau 1951, Nápoles y Monza 1952 y Nápoles, Rouen, Silverstone y Buenos Aires 1953, siempre fuera del campeonato mundial.

Precisamente aquel triunfo en el Gran Premio de Buenos Aires de Fórmula Libre de 1953 marcaría la contraposición a otro hecho de lamentable magnitud que lo tuvo como protagonista en el trazado porteño, ya que el mismo estuvo representado por el trágico despiste ocurrido en ocasión del Gran Premio de la República Argentina corrido solo 17 días después al de la Fórmula Libre. Todo se originó por la imprudencia de un muchacho que cruzó la pista en momentos en que se acercaba la Ferrari del italiano, quien en su afán por evitarlo, cosa que no consiguió, se salió del circuito y atropelló a gran cantidad de espectadores ubicados también imprudentemente al borde del circuito. Si bien las noticias oficiales hablaban de 9 muertos y 20 heridos, estando entre estos últimos Farina, personas que estuvieron en el lugar contabilizaron más de 30 muertos y un número mayor de heridos.


Imagen
El caos desatado en una de las tribunas durante el GP de Argentina de 1953

La última victoria de Farina en la Fórmula Uno llegaría en el Nürburgring, durante el GP de Alemania de 1953, en el cual Ascari perdió una de sus ruedas y con ello una nueva posibilidad de vencer ese año que lo vio campeón.

Imagen
Farina sobre la Ferrari 500 en Alemania 1953. Sería su última victoria en la Fórmula Uno.

Aproximándose a los 50 años, los reflejos de Farina, vitales en su espectacular estilo de conducción, ya no eran los mismos y esto empezó a evidenciarse en sus actuaciones… de hecho había quienes comenzaron a considerarlo uno de los pilotos más peligrosos. De todas maneras su nombre conservó vigencia, especialmente en categorías Sport, y Buenos Aires lo volvería a ver ganador de los 1000 km de 1954 formando pareja con Humberto Maglioni sobre una Ferrari. Este éxito, unido a su segundo puesto en el Gran Premio de Argentina de ese año le permitió sumar una buena cosecha.

Imagen
Farina sobre la Ferrari 625 rumbo al segundo puesto en Argentina 1954. Ese día hizo la pole.

Fueron estas sus últimas glorias en su carrera deportiva. En ese mismo 1954 y en el mismo Monza que cuatro años antes lo viera campeón en su hora más feliz, empezó a precipitarse su adiós. Fue durante el Gran Premio Cortemaggiore, en pleno mes de junio, cuando otro espectacular accidente le pasara factura nuevamente con consecuencias para su integridad física. Al despistarse Farina fue despedido de su auto y a la vez sufrió quemaduras y distintas fracturas que motivaron una larga inactividad.

Reaparecería en un caluroso, de hecho infernal, Gran Premio de Argentina de 1955 pero su historial dentro del Campeonato Mundial tenía las carreras contadas, ya que tras correr en Mónaco, el GP de Bélgica pondría poco más tarde fin a su campaña. Si bien hubo un intento de retorno en Monza, donde clasificó quinto, se vio frustrado por inconvenientes mecánicos en su Lancia que le impidieron ser de la partida. No hubo nunca más una carrera del mundial para Nino pese a que siguió con participaciones en Sport y carreras sin puntaje. Incluso antes de su retiro efectivo, en 1957, intentó correr en Indy.

Retirado de la actividad, dedicó sus posteriores años a disfrutar de otros placeres de la vida junto a su esposa Elsa, al tiempo que se ocupaba de la venta de automóviles y el asesoramiento de empresas. Su carácter, por entonces más tranquilo y perfeccionista, poco tenía que ver con el endiablado espíritu que lo acompañara al momento de empuñar un volante. Lamentablemente para Nino, parece que este espíritu endiablado no había desaparecido del todo, de hecho nunca lo haría, ya que a fines de 1965 tuvo un accidente en el cual falleció un familiar del conocido industrial italiano Giovanni Montagni. Fue acusado de homicidio culposo y se le retiró la licencia de conducir, además de verse obligado a pagar una abultada indemnización. La celebración del 20 aniversario de la República Italiana le permitió volver a tener nuevamente su licencia de conductor poco tiempo después.

El 30 de junio de 1966, la otra asidua convidada de los GP de esos años, que hasta ahora ha faltado, llegaría finalmente a visitar a Nino, de igual forma en que alguna vez lo hiciera la suerte. La rauda marcha del Ford Lotus Cortina que conducía por una ruta de Chambery, en Francia, fue interrumpida por un poste telefónico que partió el auto a la mitad además de provocar a Nino, “Il Dottore”, la fractura de su cráneo poniendo así punto final a la vida de este as del volante.


BT-44

Fotos del Archivo Cahier

Imagen
Farina en Francia 1953

Imagen
Nino en Suiza 1953

Imagen
Il Dottore en Béliga 1954

Imagen
Durante el GP de Mónaco 1955

Saludos, Ale. :D
Avatar de Usuario
BT-44
 
Mensajes: 5472
Registrado: 11 Julio 2009, 12:41
Ubicación: Córdoba, Argentina

Re: ¡Nino ci fa sognare!

Mensajepor Carballedo » 27 Mayo 2011, 13:03

El primer 'héroe' de la historia :)
"Si lo tienes todo bajo control es que no vas al limite" (Pedro de la Rosa)

Imagen
Avatar de Usuario
Carballedo
 
Mensajes: 11836
Registrado: 03 Febrero 2007, 14:35
Ubicación: Galicia

Re: ¡Nino ci fa sognare!

Mensajepor ivigras » 28 Mayo 2011, 06:53

Gracias Marcos-F1, excelente historia, igual a ti Alex.
He's the master of going faster
George Harrison 1943-2001
Avatar de Usuario
ivigras
 
Mensajes: 3935
Registrado: 14 Abril 2008, 06:42
Ubicación: Guadalajara, Jalisco, México


Volver a Historia de la F1



¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: 0 usuarios registrados y 1 invitado