Bernd Rosemeyer: el fenómeno de los 979 días.

Así se formó y evolucionó la categoría reina del automovilismo.

Bernd Rosemeyer: el fenómeno de los 979 días.

Mensajepor george » 30 Junio 2011, 22:14

Bernard ‘Bernd’ Rosemeyer está considerado por muchos como el mayor talento natural al volante que haya dado la historia del automovilismo. Considerado como el fenómeno de los 979 días, el tiempo que duró su trayectoria a los mandos de un Auto Union, el único monoplaza en que compitió:

Imagen

Nace el 14 de octubre de 1909 en Lingen, una localidad de cincuenta mil habitantes situado en la Baja Sajonia, Alemania, cercana a la frontera holandesa. Su padre es dueño de un garage y taller, Rosemeyer & Co. Allí es donde Bernd se interesa en las motocicletas y coches. Al terminar la escuela, trabaja junto con su hermano Job reparando todo tipo de maquinaria.

Sus amigos le conocen como Spotte (“el burlón”), a los 11 años ya sale a pasear con sus amigos en el auto de su padre, quien varias veces debe ir a buscarlo a la comisaría del pueblo vecino de Nordhorn. Al año siguiente, junto con su hermano, organiza carreras de motos, las cuales gana cómodamente y exhibiciones corriendo sentado, parado, recostado conduciendo con sus pies, etc. A los 16 obtiene el permiso de conducir, que inmediatamente se le revoca, por hacer peligrosas demostraciones con su moto.

El cambio en su vida llega en mayo de 1931, cuando Zündapp lo convoca, en reemplazo de uno de sus pilotos lesionado. Luego de algunas pruebas en el hipódromo de Lingen, comienza a competir en la categoría 250cc de Speedway. Su primera carrera la disputa en Oldenburg el 31 de mayo. Rosemeyer gana con comodidad, convirtiéndose en la primera de sus 11 victorias de la temporada.

Al año siguiente, cambia a las carreras de carretera, corriendo como privado, con una BMW, mientras que su hermano Job ocupa el puesto de director del pequeño equipo, manejando todo lo concerniente a contratos y dinero, pues Bernd parece totalmente ajeno a ello. Ese año, Bernd domina en su clase, la de 500cc y llegó segundo en la de 1000cc.

En 1933 le contrata el equipo NSU, y gana en Schleizer Dreieck Rennen y Bodhenhein Ring Rennen. En Hungría conquista el Guggerberg Rennen, la carrera del kilómetro de Tat, el Gödöllö Bergrennen y la carrera del kilómetro de Budapest.

En 1934 corre para DKW, una de las compañías de la recientemente formada Auto Union. Sus éxitos incluyen victorias en Marienberger Dreieck Rennen, Schleizer Dreieck Rennen, medalla de oro en Hohenstaufen, en Harzfahrt, en los 2000 km Fahrt y en las 6 horas internacionales de Fahrt.

Imagen

Un novedoso y revolucionario auto de Grand Prix se construye en la fábrica de Auto Union, bajo dirección del Dr. Ferdinand Porsche. Las principales novedades de estos vehículos son sus motores de 16 cilindros instalados en la parte posterior, un pionero sistema de suspensión independiente a las cuatro ruedas, y la incorporación por primera vez de carrocerías aerodinámicas. Al oír hablar de este nuevo desarrollo, Rosemeyer siente que él estaba destinado a conducir estas bestias sobre ruedas. El primer piloto del equipo Auto Union es el austríaco Hans Stuck, quién lleva al nuevo producto a la victoria en los Grandes Premios de Alemania, Suiza y Checoslovaquia.

Ante la insistencia de Rosemeyer, el jefe deportivo de Auto Union, Willy Walb, accede a las súplicas del joven piloto y le ofrece una jornada de pruebas en noviembre. El día de la prueba, Rosemeyer llega ¡vestido de traje! Cuando Walb le pregunta por qué no lleva puesto un mono de competición, Rosemeyer contesta: "Es un momento muy importante para mí, mi primer contacto con un monoplaza, así que pensé vestir bien para la ocasión". Walb no sabe qué hacer con este piloto impetuoso, ronda en su cabeza la idea de no permitirle conducir el auto, pero pronto obtiene la respuesta a sus sospechas. La prueba se celebra en Nurburgring, pero Rosemeyer se siente familiarizado con el circuito, ya que había corrido en varias ocasiones en motocicleta. Rápidamente demuestra su talento, a pesar de estar conduciendo una máquina diez veces más potente que cualquier aparato que hubiera conducido antes. De pronto, Rosemeyer acelera un momento antes de lo debido y se marca un doble trompo con salida de pista incluida. Retorna a los boxes, donde los mecánicos comprueban los daños sufridos. Willy Walb duda que Bernd pueda domesticar a la bestia. Rosemeyer vuelve a la pista y pronto iguala los tiempos de vuelta del experimentado Stuck. Entonces, Walb decide contratar a Rosemeyer como piloto de reserva. El automóvil que aterrorizó a más de un piloto había sido domado. Debido a que se trata de su primera experiencia en autos de carrera, Rosemeyer asume que el manejo de todos los autos de Grand Prix es similar al complejo, engañoso y traicionero Auto Union.

La temporada de 1935 comienza pero Rosemeyer todavía no ha conducido el coche en carrera. Walb lo considera demasiado inexperto para el GP de Avus, cerca de Berlín. Rosemeyer comienza a dejar notas para Walb donde él no puede evitar verlas, que preguntan: "¿por qué Rosemeyer que no conduce?" y "¿dónde está el auto para Rosemeyer?" Finalmente Walb accede, si Rosemeyer desea arriesgar su vida en un circuito rápido y peligroso como Avus, él, por lo menos, le advierte que no lo haga. Clasifica tercero, pero en carrera rompe el motor. La carrera siguiente es el Eifelrennen, en Nurburgring. Rosemeyer es solamente el cuarto piloto del equipo pero cuando los otros pilotos de Auto Union van sufriendo diversos inconvenientes, queda solo él para atacar a los Mercedes que lideran la competencia. Le dan la orden de ir a la caza de los Mercedes. Conduce el Auto Union como jamás se había visto en el Nurburgring, con derrapes controlados, a puro acelerador. Rápidamente, adelanta a Chiron y Fagioli, y llega hasta el lider, Rudi Caracciola. Al entrar a la recta principal, todos se quedan asombrados, al ver a este desconocido joven delante del mejor piloto de Alemania. Caracciola, el piloto alemán más grande de la historia pierde la punta en manos de un joven que solo tiene unas cuantas horas de experiencia en autos de carrera, pero Caracciola contraataca y finalmente vence a Rosemeyer en un apretado final por tan solo 1,8 segundos, en el viejo Nurburgring de 22 kms. Luego de esta asombrosa demostración de manejo, a Bernd se le promociona como tercer piloto oficial, junto a Stuck y Varzi.

Imagen

En su siguiente carrera, se ve envuelto en una dura lucha contra, probablemente, el más grande de todos los tiempos, Tazio Nuvolari. En Pescara, intenta superar a Mantuan por fuera, pero el auto patina y se sale de pista, rompiendo ambas cubiertas traseras. Se las ingenia para llegar a boxes y lejos de sentirse desmoralizado por el suceso, pide a gritos que le reemplacen los neumáticos, inmediatamente después vuelve al ataque. En la octava vuelta tiene problemas con los frenos delanteros y se sale nuevamente de pista, saltando sobre una zanja y esquivando por milímetros un poste telefónico. Finalmente, luego de pasar muchos autos, llega a la bandera de cuadros en segunda posición, detrás de su compañero de equipo, Varzi.

Luego de la carrera, el Dr. Porsche acude al lugar donde Rosemeyer se salió de pista, y midió la distancia entre el poste de teléfono y el puente. Solamente 2 centímetros más ancho que el auto. El Ingeniero Porsche va a buscar al joven piloto, le estrecha la mano, afectuosamente lo palmea en el hombro y le agradece que trajera el auto en una pieza. Rosemeyer gana su primera carrera en el G.P. de Masaryk en Checoslovaquia, donde les saca 6 minutos a Nuvolari y Chiron. Al terminar la prueba el Dr. Ferdinand Porsche le presenta a Elly Beinhorn, popularmente famosa en Alemania por ser una insigne aviadora, ella cuenta en sus memorias que fue a Brno a ver la esperada victoria de Stuck pero quedó prendada de Rosemeyer, le llamó mucho la atención en la fiesta de después del Gran Premio que Rosemeyer para celebrar su victoria tomase un zumo de limón y se despidiese a las 11 de la noche, un hecho inusual entre los pilotos de aquella época. Para algarabía de la prensa rosa alemana de la época están hechos el uno para el otro, comparten un sentido pesimista de la vida y su predilección por el número 13:

Imagen

El orden que reina en las carreras de Grand Prix se rompe por la irrupción de Rosemeyer. En su primera temporada, llega al tope de las posiciones. Su victoria más grande, el Eifelrennen, disputada en Nurburgring, su circuito preferido. Venciendo a von Brauchitsch, Caracciola y Nuvolari en un día de espesa niebla, conduciendo en condiciones que se acercan a las de visibilidad nula, se consagra como el Nebelmeister (maestro de las nieblas). Además gana los grandes premios de Alemania, Pescara, Suiza e Italia, y se consagra holgadamente como Campeón Europeo (se podría considerar el equivalente a Campeón del Mundo en la actualidad).

En el Grand Prix de Mónaco de ese año, pisa aceite, hace un trompo y se la da contra un puente. Un enorme florero de piedra ornamental, cae del puente, por el golpe. Rosemeyer llega a boxes cinco minutos más tarde con el florero de piedra en sus brazos, "si no puedo ganar la copa verdadera," dice sonriendo "por lo menos llevaré este trofeo como recuerdo." Al año siguiente logra aún más victorias para la casa Auto Union, incluyendo su primer triunfo fuera de Europa. el prestigioso trofeo Vanderbilt donde el "alemán amistoso" deja una buena y duradera impresión entre sus anfitriones americanos. En el Grand Prix Alemán, sacude a Mercedes, ganando la Pole Position por seis segundos. Su carrera se ve perjudicada por numerosas salidas de pista, pero, aún cuando sus compañeros de equipo abandonan, debido a lo indócil de los autos, Rosemeyer pelea hasta el final, luego de luchar durante cuatro largas horas contra el auto y sus contrincantes, se clasifica en un muy meritorio tercer lugar. Junto con el vencedor, Caracciola, son invitados a la entrega de premios, donde se encuentran altos jerarcas nazis. Demostrando su desdén hacia ellos, Rosemeyer enciende un cigarrillo y lo pone en los labios de una estatua nazi, cuando Adolf Huhnlein está de espaldas. Las carcajadas generales del público y de los mismos jerarcas, alertan a Huhnlein, quien rápidamente se da la vuelta, solo para ver a Rosemeyer con cara de inocente. La última carrera de la temporada es el Grand Prix británico, disputado en Donington Park, lugar donde Rosemeyer triunfa delante de los ídolos británicos delante de 50.000 almas que esperaban una cómoda victoria de los suyos. A pesar de la encarnizada lucha contra Mercedes, Rosemeyer se alegra al saber que para 1938, tendrá como compañero de equipo a su amigo y rival más poderoso: Tazio Nuvolari.

Imagen

Al finalizar la temporada, en Mercedes se respira un aire de derrota, a manos del equipo Auto Union, por lo cual decidien intentar romper el record de velocidad en tierra, que ostentaba Auto Union. Este intento tomaría lugar en la autopista Frankfurt-Darmstadt-Heidelberg.

Rosemeyer al describir su intento de romper el record de velocidad dice: "...Cerca de los 390 Km/h los empalmes en la superficie de concreto de la carretera se sienten como fuertes golpes en el cuerpo, y se siente una resonancia muy fuerte, que recorre todo el auto, pero ésta desaparece a mayor velocidad. Pasando debajo de los puentes el piloto recibe un fuerte golpe al pecho, porque el coche penetra el aire atrapado debajo del puente y lo desvía hacia un lado. Cuando usted va debajo de un puente, por una fracción de segundo desaparece totalmente el sonido del motor y después vuelve como un trueno cuando se supera el mismo".

Fijaron la fecha de su tentativa para finales de enero antes del Salón del Automóvil de Berlín. AutoUnion no puede ignorar la publicidad que este record le va a dar a Mercedes, en caso de tener éxito. Por lo cual se decide alistarse para competir, en el caso que Mercedes rompa el record.

El 27 de enero de 1938 Alfred Neubauer comprueba el clima con la Oficina del Tiempo del aeropuerto de Frankfurt y nota que el clima sería el ideal la mañana siguiente, pero que el viento tomaría fuerza después de las 9 de la mañana. A las 8, Caracciola hizo su intento y el record cambió de manos, cronometrando 431 Km/h, el record pasó a manos de la marca de la estrella. "Estaba nervioso" dice Caracciola "el camino parecía una banda blanca estrecha, y los puentes a minúsculos orificios negros. Era cuestión de apuntar el coche y pasar a través de ellos... ". Rosemeyer es el primero en felicitar a Caracciola, y a continuación le dijo: "mi turno”. Caracciola, está al tanto de la predicción para los vientos fuertes, e intenta advertir a su joven rival pero Rosemeyer contesta que él es uno de "los afortunados". Momentos antes de mediodía Rosemeyer entra en la carlinga cerrada especialmente diseñada para la ocasión y sale raudamente a recuperar su record. Cuando se encuentra rodando a 440 Km/h, una ráfaga de viento golpea al AutoUnion sacándolo del camino y causando la muerte instantánea de Bernd Rosemeyer. Neubauer, Caracciola y von Brauchitsch, sus rivales de Mercedes, se sientan en silencio a un costado del camino durante un largo rato, golpeados por la noticia. "Inmóviles como estatuas" según palabras de Caracciola "Bernd no conocía el miedo" y que "durante las carreras, muchos de nosotros, temíamos que le pasaría lo peor, pues él siempre fue al límite. Nunca creí que viviese muchos años corriendo así, tarde o temprano iba a suceder, pero no pensé que sería hoy..." .

Imagen

Bernd Rosemeyer es sepultado con todos los honores militares en Berlín. En la autopista que une Frankfurt y Darmstadt, justo debajo del cruce Langen-Morfelden y entre los árboles existe un monumento a su memoria:

Imagen

Fuentes y fotos: Leif Snellmann (8w-forix), los tuercas, Wikipedia
En un Gran Premio necesito tener todo bajo control, cuando digo todo me refiero a saber hasta de qué color va a ser el papel higiénico - Bernie Ecclestone
Avatar de Usuario
george
 
Mensajes: 489
Registrado: 25 Junio 2011, 11:40

Re: Bernd Rosemeyer: el fenómeno de los 979 días.

Mensajepor Rodo115 » 01 Julio 2011, 03:07

Muy lindo artículo George, muchas gracias.
Saludos, Rodo
Frank Sinatra..........................................La Fórmula 1...........................................Louis Armstrong...........
Imagen
.........................................si agrego a mi esposa Leticia no necesito más................................................
Avatar de Usuario
Rodo115
 
Mensajes: 10898
Registrado: 26 Enero 2010, 08:51
Ubicación: Lanús (Argentina)

Re: Bernd Rosemeyer: el fenómeno de los 979 días.

Mensajepor ivigras » 02 Julio 2011, 06:23

Excelente George, Gracias por recordar a los grandes.
He's the master of going faster
George Harrison 1943-2001
Avatar de Usuario
ivigras
 
Mensajes: 3935
Registrado: 14 Abril 2008, 06:42
Ubicación: Guadalajara, Jalisco, México

Re: Bernd Rosemeyer: el fenómeno de los 979 días.

Mensajepor BT-44 » 02 Julio 2011, 17:04

Gracias por la nota George. :wink:

Dejo algunas fotos de mi colección:

Copa Acerbo 1935 (Pescara)

Imagen


GP Francia 1935 (Montlhery) (#12)

Imagen


GP Alemania 1935 (Nürburgring)

Imagen


GP Alemania 1936 (Nürburgring)

Imagen


GP Italia 1936 (Monza) (#4)

Imagen Imagen Imagen Imagen Imagen Imagen


GP Donington 1937 (Donington Park)

Imagen Imagen Imagen


Eifelrennen 1937 (Nürburgring)

Imagen


GP Alemania 1937 (Nürburgring)

Imagen Imagen


Saludos, Ale.:D
Avatar de Usuario
BT-44
 
Mensajes: 5472
Registrado: 11 Julio 2009, 12:41
Ubicación: Córdoba, Argentina

Re: Bernd Rosemeyer: el fenómeno de los 979 días.

Mensajepor george » 02 Julio 2011, 18:19

Gracias a vosotros por vuestras palabras y a Ale especialmente por las maravillosas fotos. La foto de salida del GP de l'ACF de 1935 es la tercera línea, su primera aparición en Montlhéry, obsérvese que le mete ¡10 segundos! a von Brauchistsch, todo un piloto oficial de Mercedes. No puntuó para el campeonato de Europa (al igual que Mónaco) y eso que tenía 500 km. de distancia:

1 8 Achille Varzi Auto Union B 5:20.1, 140.58 kph
2 14 Tazio Nuvolari Alfa Romeo Tipo-B P3 5:23.6
3 10 Hans Stuck Auto Union B 5:28.8

4 2 Rudolf Caracciola Mercedes-Benz W25 5:31.6
5 16 Louis Chiron Alfa Romeo Tipo-B P3 5:31.9

6 12 Bernd Rosemeyer Auto Union B 5:36.6
7 6 Luigi Fagioli Mercedes-Benz W25 5:37.9
8 4 Manfred von Brauchitsch Mercedes-Benz W25 5:46.6

9 24 Robert Benoist Bugatti T59/50
10 18 Goffredo Zehender Maserati Tipo 34 6:10.8
11 20 Raymond Sommer Maserati 8CM

La carrera tuvo su historia. Los franceses pusieron tres chicanes extras porque se olían el ridículo que iban a hacer contra los alemanes. Tras cuatro horas la carrera se la ganó Caracciola a von Brauchitsch por ¡medio segundo!. Zehender acabó tercero con el Maserati pasadísimo de peso 750 kgs. pero se lo autorizaron, Fagioli cuarto, Varzi y Rosemeyer compartieron la quinta posición porque el alemán se tuvo que retirar al principio por un problema en el encendido, entonces Varzi en una de las suyas se bajó del coche mediada la carrera porque no le gustaba como iba y lo tomó Rosemeyer. Los dos Alfas se retiraron por culpa de la transmisión, eso sí Nuvolari hizo la vuelta rápida.
En un Gran Premio necesito tener todo bajo control, cuando digo todo me refiero a saber hasta de qué color va a ser el papel higiénico - Bernie Ecclestone
Avatar de Usuario
george
 
Mensajes: 489
Registrado: 25 Junio 2011, 11:40


Volver a Historia de la F1



¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: 0 usuarios registrados y 2 invitados